Reservar ahora ☎ +33 1 42 99 80 80
html layout spacer for the image gallery

El Centro Pompidou: Museo nacional de arte moderno

Sede del arte contemporáneo y moderno en Francia

Actualmente en la décima posición entre los museos más visitados del mundo, el Museo nacional de arte moderno es un centro donde se exhibe arte moderno (1905-1970), contemporáneo y progresista (de la década de 1960 hasta la actualidad) en París. Con una de las mayores colecciones de arte del mundo, un viaje a la ciudad no está completo sin una visita a esta galería permanente y sus exposiciones temporales, alojadas en el extraordinario Centro Pompidou.

Este edificio poco común ha sido tema de conversaciones tanto de los parisinos como de los turistas desde su construcción en 1977. Entre las obras expuestas en el Museo nacional de arte moderno, se cuentan pinturas, esculturas, grabados e instalaciones de Matisse, Picasso, Klee, Kandinsky, Balthus, Giacometti y Pollock. Visite esta galería durante su escapada a París. Se encuentra a un breve trayecto en metro desde el Hotel de Vigny…

Un edificio tan artístico como su contenido

Su céntrica ubicación en el distrito 4 es uno de los motivos para visitar el Centro Pompidou. Además, está cerca de la catedral de Notre-Dame y de multitud de espacios verdes como el Jardin Anne-Frank y la Fuente Stravinsky, por lo que podrá visitar otros lugares durante ese mismo día. Desde su construcción en 1977, el edificio ha atraído a turistas de todo el mundo que se asombran ante su inusual diseño y disfrutan de su extraordinaria colección de arte. El propio exterior se ha comparado al contenido contemporáneo que aloja. El edificio resalta entre las construcciones haussmanianas clásicas que lo rodean. Compuesto sobre todo de cristal, tuberías de vivos colores y lo que parece ser un andamio, la estructura sin duda genera polémica entre los visitantes.

En un principio, recibió críticas negativas, pero, con el tiempo, se ha reconocido la importancia del edificio en el mundo arquitectónico. La estructura resulta aún más interesante cuando se descubre que las tuberías no tienen diferentes colores solo por cuestiones estéticas, sino para indicar una función diferente: las tuberías verdes son de fontanería, las azules para la climatización, las amarillas para los cables eléctricos y las rojas contienen dispositivos de seguridad como extintores. Cuanto más se contempla el edificio, más detalles se descubren y más admiración despierta, como bien dice National Geographic es “amor a segunda vista”.

Junto al museo se encuentra la plaza Georges Pompidou. Esta gran plaza cuadrada está rodeada de cafeterías y puestos tranquilos, y atrae a numerosos artistas y músicos a la zona. Es maravilloso poder sentarse en la escalera al sol, comerse un crêpe mientras se empapa del ambiente. También puede hacerse una caricatura, disfrutar de un espectáculo de baile espontáneo o asistir a una competición de skateboarding.

Una colección increíble de obras que hacen reflexionar

No importa en que época del año lo visite, seguro que habrá una exposición fascinante que dé que pensar en el Museo nacional de arte moderno. Anteriores exposiciones han rendido homenaje a artistas como Salvador Dalí (1979), Andy Warhol (1990) y Roland Barthes (2002). En 2007, todo el espacio de exposición se dedicó a la cautivadora obra de Annette Messager con sábanas ondulantes, telas rojas y peluches infantiles arrastrados, colgados y lanzados por las salas en un flujo y reflujo extrañamente hipnótico y repetitivo. La colección se diseñó para abordar temas como la maternidad, el cuerpo femenino y los recuerdos perdidos de la niñez.

Más recientemente, las exposiciones han incluido la fotografía conmovedora de Henry Carter-Bresson, los grabados de carácter geométrico de Simon Hantaï, todas las cosas coloridas y brillantes de Jeff Koons y los animales cubistas de Wilfredo Lam. Tanto si conoce la obra del artista como si no, disfrutará de una experiencia mentalmente estimulante, en la que contemplará técnicas poco comunes, desafíos a las normas y cuestionamientos sobre temas sociales en formas que los visitantes nunca antes habrán visto.

Con más de 100 000 obras de arte, el museo atraerá el interés de cualquier visitante. Asimismo, podrá observar que se cubren todas las artes plásticas, desde el dibujo hasta la fotografía, los nuevos medios o la arquitectura, la pintura o el cine experimental. Sin embargo, debido a su carácter controvertido, se prevé que no a todo el mundo le gustará o apreciará todas las obras de la colección. El arte moderno se crea para ser discutido y analizado, defendido y cuestionado. Si estas obras hacen que las personas hablen y piensen de nuevas formas, aun cuando la respuesta sea negativa, el artista habrá cumplido con su tarea. 

Pasee por los amplios espacios abiertos, acomódese en los acogedores y oscuros cines y maravíllese con las tuberías similares a máquinas en el interior. Desmenuce (figuradamente) el arte con amigos, decida qué le gusta y qué no, comprenda o no la obra artística expuesta aquí y, con suerte, se marchará de la galería sintiéndose satisfecho, estimulado... y listo para disfrutar de un delicioso almuerzo en la plaza Georges Pompidou.

9/11 rue Balzac, 75008, París, Tel: +33 1 42 99 80 80, Fax: +33 1 42 99 80 40, reservation-vigny@jjwhotels.com